Aeropuertos del Futuro

                          El AEROPUERTO del Futuro ya está con Nosotros

Robots que estacionan su auto y sistemas de reconocimiento facial reducen el ajetreo. Como un buen maître, el aeropuerto del futuro lo reconocerá, lo saludará por su nombre y sabrá exactamente adónde llevarlo. Aeropuertos en distintas partes del mundo avanzan en esta dirección.

TITANIUM PLUS MAGAZINE-Tecnologia en aeropuertos del mundo

En el Aeropuerto Gatwick de Londres, balizas de localización lo identifican a través de su smartphone y le indican cómo llegar a su puerta de embarque, al estilo de un GPS, señalando por el camino lugares de comida y tiendas. En Düsseldorf, Alemania, robots estacionan su auto cuando parte o lo llevan de vuelta a la acera cuando aterriza, vinculando su itinerario con la placa del vehículo. Investigadores están desarrollando robots capaces de despachar las maletas y devolverlas a los pasajeros minutos después del aterrizaje.

TITANIUM PLUS MAGAZINE-Reconocimiento facial en aeropuertos

Sistemas de reconocimiento facial agilizan su paso por los controles de pasaporte, como ocurre en el Aeropuerto Internacional Dulles, cerca de Washington. Algunos aeropuertos utilizan sistemas de reconocimiento facial para seguir sus movimientos en las terminales. Las puertas de embarque en algunos aeropuertos están automatizadas con puertas que se abren como un molinete de metro cuando el pasajero escanea su tarjeta de embarque o muestra su reloj inteligente.

En las estaciones áreas del futuro, las señales direccionales estarán sólo de respaldo. Los quioscos de registro estarán escondidos en un rincón. Los agentes humanos quizás sean más innecesarios que nunca. La idea es reducir costos, acelerar los viajes y hacer los aeropuertos más agradables. En teoría, los viajeros estarán más relajados, con tiempo para trabajar, comprar o disfrutar de entretenimiento, ya que el aeropuerto hará el seguimiento de su tiempo y localización y les dirá dónde tienen que estar. Los viajeros tendrán que preocuparse menos si se sientan en un buen restaurante cuando un vuelo esté retrasado, en vez de acampar en la puerta de embarque.

Unisys anunció que había completado la fase de pruebas iniciales de un sistema de reconocimiento facial en Dulles para ayudar a la Oficina de Aduana y Protección Fronteriza de Estados Unidos a identificar a impostores que intentan entrar al país. Los nuevos pasaportes tienen un chip incrustado con información, incluida tu foto. Los sistemas de reconocimiento facial, también en uso en el Reino Unido, Portugal, Australia, Nueva Zelanda, Alemania y otros países, comparan la cara del viajero con el pasaporte y le asignan una puntuación.

TITANIUM PLUS MAGAZINE-Tecnolgia en aeropuertos-scanners-robotsSi la nota es suficientemente alta, el agente de control de pasaportes puede estar más seguro de la identidad del viajero que con el sistema actual de ojear a las personas que entran al país. En 10 años pasar por todos los pasos del check-in solo te llevará unos segundos. El desarrollo de tecnologías biométricas que incluyen el reconocimiento fácil y la integración con los smartphones y los billetes electrónicos hará que las largas colas para hacer el check-in desaparezcan.

Los pasajeros ya no estarán obligados a quitarse los zapatos y los cinturones o a pasar por los arcos detectores de metal. Escáneres moleculares modernos sustituirán a las máquinas de rayos X que serán capaces de averiguar la composición química del equipaje. Reconocerán los objetos prohibidos 10 millones de veces más rápido que en la actualidad.

Esta tecnología ya está en el Mercado y algunos de estos gadgets son tan grandes como un lápiz USB.
El check-in del equipaje y otras formalidades aburridas se quedarán en el pasado cuando las etiquetas digitales sustituyan a las etiquetas que tenemos hoy en día. British Airways y Microsoft ya han dado los primeros pasos en este sentido y sus etiquetas digitales se parecen bastante a un Smartphone.

Hoy vemos los aeropuertos como lugares aburridos en los que tenemos que matar el tiempo antes del vuelo. Pero esta percepción cambiará radicalmente pronto. Los aeropuertos se convertirán quizás no en la mejor, pero sí en una parte más que interesante del viaje.

Hacia 2024 en la mayoría de los aeropuertos podrás hacer más cosas que irte a un bar o una cafetería mientras esperas: podrás ir al cine, hacer yoga o nadar en la piscina. Las exposiciones de arte holandés que se pueden ver en el aeropuerto de Schipol y los jardines verticales de cinco plantas, cuatro cines y una piscina en la azotea del aeropuerto de Changi son sólo los predecesores de las increíbles Aero ciudades del futuro.

TITANIUM PLUS MAGAZINE-Tecnologia en aeropuertos-muros virtualesEn el futuro cercano las etiquetas digitales se incorporarán por defecto a las maletas. Después de esto las maletas inteligentes serán incluso capaces de “comunicarse” con los electrodomésticos de casa a través de internet. Así que tú lavadora estará informada de si vuelves a casa con una camiseta con manchas de protector solar o tu hotel sabrá si necesitas más jabones en la habitación antes de llegar a tu destino.

Esta revolución tecnológica también afectará a los duty frees. Las tiendas se convertirán en enormes muros virtuales en los que se podrá comprar de todo y hacer que te lo manden a casa. También será posible además de examinar las cosas desde cualquier ángulo tocar y oler los productos. Disney, por ejemplo, ya está dando algunos pasos en la reconstrucción de sensaciones táctiles a distancia.

En Alemania, el aeropuerto de Dusseldorf está creciendo en tráfico de pasajeros, pero no tiene terreno para expandir el estacionamiento. La respuesta: un robot que estaciona los vehículos.
Según la página web del aeropuerto, los viajeros hacen una reservación e ingresan información de su vuelo. Luego conducen a un lugar predeterminado en el garaje y cierran su auto. El sistema lee la placa y decide dónde estacionará el vehículo. Un robot apodado Ray, que parece una gigantesca grúa horquilla, levanta el auto por las ruedas y lo mueve. Por la noche, los robots vuelven a mover los vehículos de modo que sea fácil acceder a los que serán devueltos al día siguiente. El sistema monitorea si los vuelos de los pasajeros están retrasados o cancelados y tiene los autos listos cuando llegan los viajeros.